A la hora de diseñar cocinas a medida rústicas en Madrid hay una serie de ingredientes que no pueden faltar. En esta entrada veremos cuáles son cada uno de ellos. ¿Nos acompañas? Por regla general, todas las cocinas rústicas tienen una serie de elementos comunes que las hacen fácilmente identificables.

Cocinas rústicas: claves para acertar

kitchen-1597018_1280 (1)

1. Madera, material por excelencia

Aporta resistencia y calidez, factores indispensables en este tipo de ambientes. Las diferentes maderas que existen permiten escoger el grado de rigidez y el tono que queremos incorporar: pino, ciprés y roble son las más solicitadas por su durabilidad y belleza. Si las combinas podrás incorporarlas tanto en el suelo como en el propio mobiliario, que puedes dejar al natural o bien pintarlo en tonos blancos o crudos.
Para apliques, lámparas y demás accesorios el metal es el recurso más utilizado. Se emplea sobre todo el latón sin laca ya que aporta un aspecto vetusto, así como el cobre y el hierro en cazuelas, taburetes, griferías...
En cuanto a la encimera, procura que sea de revestimiento cerámico, cemento u hormigón ya que crean superficies muy resistentes y fáciles de limpiar.

2. Mobiliario

Puedes elegir entre incorporar piezas vintage o apostar por unos muebles de aspecto envejecido. Contribuyen a crear una estética confortable, ideal para una estancia en la que se van a pasar muchas horas. En cualquier caso elige muebles de obra ya que dan un aspecto tradicional que recuerda a las casas de campo.

3. Colores

Para que la madera no oscurezca la estancia y haya equilibrio lo ideal es apostar por colores neutros o el blanco. Permiten incorporar diferentes notas de color a través de los detalles y favorecen la luminosidad en la sala. Asimismo ayudan a ampliar visualmente la cocina, de manera que la madera no resulta agobiante. Verdes intensos y azules son también muy adecuados para incorporarlos en espacios con claro predominio del marrón.

4. Distribución

La distribución típica de las casas de campo es disponer los electrodomésticos y muebles en L y colocar en el perfil contrario una mesa para comer. Se deja así un espacio de paso que libera el ambiente.

5. Iluminación

Busca iluminación cenital potente y de luz cálida, puesto que la madera la absorbe con facilidad. Para que la cocina no quede oscura potencia el empleo de lámparas de techo o focos en lugares de uso habitual como el fregadero, la encimera o la mesa.

6. Texturas

Las paredes son los soportes perfectos para incorporar texturas diferentes a través de materiales naturales. Ladrillo, piedra vista, paneles de madera o pizarra... Cualquier opción es válida siempre que coordine cromáticamente con la tonalidad escogida para el mobiliario.

Con estas claves para cocinas a medida rústicas harás de esta zona de la casa tu favorita. ¿A qué esperas para probarlo?